Si tu auto se queja, escúchalo

Muchos de nosotros queremos a nuestro auto como a un buen amigo al que hay que cuidarlo y escucharlo. Cuando algo fuera de lo normal empieza a sonar no lo ignores, tu auto no se “queja” sin razón y su primera forma de decirte que algo le está fallando es emitiendo ruidos de distintos tipos, y si le haces caso al primer aviso, evitarás que el daño empeore y sea más difícil de reparar.

Primero detecta dónde se localiza el ruido y encuéntralo en esta guía de sonidos que te dejamos a continuación.


BATERÍA DAÑADA
Es la fuente de energía y se encarga de poner en marcha al motor, por lo que si se daña, tu auto no encenderá. Puede descargarse por dejar prendido el radio o luces, o fallar por corrosión de sus componentes o porque ya cumplió con su vida útil.


VÁLVULAS DEL MOTOR
Permiten que entre el combustible y que salgan los gases de la combustión que impulsa la puesta en marcha de tu auto y si se dañan sentirás que tu motor pierde potencia y que consume más combustible de lo normal.


MOTOR SIN ACEITE
El aceite crea una fina película en las piezas del motor para que no se rocen y desgasten antes de lo normal. Sin lubricación, esta fricción entre ellas aumenta la temperatura y provoca que se fundan, dañando por completo al motor.


GOLPETEO DEL PISTÓN
Al moverse los pistones se consigue generar una pequeña “explosión” con el combustible para que todo el mecanismo del motor se active, y una causa común de daño es usar lubricantes de baja calidad o poner en marcha al auto apenas se prende, luego de un buen rato de estar sin moverlo.


FALLA BOMBA DE AGUA
La bomba de agua ayuda a que el motor no se sobrecaliente, haciendo que el líquido de refrigeración circule por todo el sistema de enfriamiento. Puede fallar si hay una fuga de agua o si la correa de transmisión está desgastada y ya no hace girar la bomba de agua.


DESGASTE CORREA DE TRANSMISIÓN
Esta cinta ancha de caucho sincroniza el movimiento de las válvulas con el de los pistones, y puedes darte cuenta de que se dañó si, además del sonido, sale mucho humo por el tubo de escape, todo el auto tiembla demasiado o si se apaga el motor mientras conduces.


RADIADOR HIRVIENDO
El radiador es el encargado de hacer que el líquido refrigerante circule por dentro del motor y que no se dañe por el calor que genera. Por lo que si escuchas un sonido como de que algo hierve, revísalo, puede estar fallando por una obstrucción o desgaste de su tapón.


FUGA DE VACÍO
Para que ocurra la combustión dentro del motor se requiere oxígeno, que pasa por un sistema que filtra el aire; cuando entra aire adicional por algún componente roto o desconectado, tu auto puede acelerarse y desacelerase de manera irregular y hasta apagarse de golpe.


JUNTAS ESFÉRICAS DAÑADAS
También conocidas como rótulas, permiten que la suspensión de tu auto se mueva hacia arriba y abajo, y que las ruedas giren a la izquierda o derecha. Se dañan más rápido de lo normal si no las engrasas a menudo y si sobrecargas a tu vehículo. Fíjate si tus llantas se desgastan desigualmente.


TERMINALES DESGASTADAS
Son los extremos de la barra que transmite los movimientos del volante a las ruedas, y al estar sometidas a esfuerzo son unas de las primeras cosas en dañarse; puedes darte cuenta de que debes cambiarlas si sientes un jaloneo de las llantas hacia uno u otro lado.


DETERIORO DE LOS FRENOS
Si al pisar el pedal de freno se escuchan ruidos como un chillido o roce, llévalo a un chequeo, puede tratarse de acumulación de polvo y suciedad en las pastillas de freno o de que las pastillas se desgastaron y necesitas cambiarlas.


AGUJERO EN SILENCIADOR
El silenciador ayuda a que tu auto no haga ruido todo el tiempo y a que los gases que se generan por la combustión no se acumulen en el interior y afecte a los ocupantes. Generalmente se puede dañar si se oxida, lo que puedes evitar limpiándolo a menudo.


ROTURA DEL TUBO DE ESCAPE
El tubo de escape es el que expulsa los gases de combustión al exterior y si tiene alguna rotura por óxido o un golpe, hará que los gases que salen no estén aun debidamente filtrados y sean más nocivos para el medioambiente.

Ahora que tienes una idea más clara de qué le pasa a tu auto, es importante que lo lleves al mecánico, porque será él quien te dé el diagnóstico definitivo y lo arregle. Estarás más tranquilo si cuentas con un seguro, porque sabrás que la asistencia que te brinden estará garantizada.



Minimiza el riesgo para tu familia, tu hogar y tus bienes aplicando estos consejos. Recuerda que en Seguros Equinoccial contamos con un seguro perfecto para proteger lo que tanto esfuerzo te ha costado conseguir.